Con Broker NARANJA invertir en bolsa es sencillo.

Descubre con esta animación cómo funciona el mercado
Descubre cómo funciona el mercado de valores.

¿Cómo se contrata Broker NARANJA?

Si todavía no eres cliente de ING DIRECT, el paso previo para abrir tu Broker NARANJA será abrir una Cuenta NARANJA. Es totalmente gratuita y te permitirá obtener una buena rentabilidad por tu dinero cuando no estés invirtiendo en bolsa, con total disponibilidad y sin comisiones.

Cuando tengas operativa tu Cuenta NARANJA:

1. Al hacer clic en “Contratar Broker”, te abriremos de forma automática las 2 cuentas necesarias para poder operar:

· Una cuenta de efectivo:


En la que realizarás todos los movimientos de dinero asociados a tus operaciones: ingresos por venta de Acciones y ETFs, abono de dividendos, cargos por compra de valores, etc.

Si ya dispones de una Cuenta NÓMINA o de una Cuenta SIN NÓMINA, si lo deseas podrás utilizarla como cuenta de efectivo.

· Una cuenta de valores:


En la que se anotarán las Acciones y ETFs que componen tu cartera y tus movimientos (compras, ventas y traspasos).


2. Y a continuación deberás realizar tu primera operación.

Recuerda que para poder comenzar a operar deberás tener disponible en su cuenta de efectivo el dinero con el que desea invertir.

¿Cómo se trae una cartera de valores a ING DIRECT?

Traspasar tu cartera de valores a ING DIRECT es muy sencillo.

· Si tu cartera está compuesta únicamente por títulos del mercado español y su importe es inferior a 300.000 €, podrás traspasarla directamente a ING DIRECT a través internet pulsando sobre el botón “Traspasar Cartera”.

Si aún no tuvieras contratado Broker NARANJA, te abriremos una cuenta de valores automáticamente y nos encargaremos de realizar todas las gestiones con tu otro banco.


· Si tu cartera está compuesta por valores que cotizan en mercados internacionales, o su importe es superior a 300.000 €, para traspasarla a ING DIRECT deberás enviarnos un extracto de tu cuenta de valores firmado por ti.

Si no tuvieras contratado Broker NARANJA, además te abriremos una cuenta de valores automáticamente y nos encargaremos de realizar todas las gestiones con tu otro banco.

¿Cómo funciona la cuenta de efectivo?

La cuenta de efectivo funciona de una forma similar a la Cuenta NARANJA, excepto en que no es remunerada. En ella se pagarán los beneficios que obtengan tus acciones y las ventas que realices y también se cobrarán las compras de acciones que ordenes.

Si ya dispones de una Cuenta NÓMINA o de una Cuenta SIN NÓMINA en ING DIRECT, podrás utilizarla como cuenta de efectivo.

¿Cuál es la cantidad mínima para poder invertir?

Con Broker NARANJA no necesitas contar con una cantidad mínima para invertir, pero al menos deberás tener el importe necesario para comprar un título, ya que la Bolsa no permite comprar sólo una parte de una Acción o ETF.

¿En qué mercados puedo operar?

Podrás diversificar tu inversión operando en renta variable en los siguientes mercados:

· Mercado Continuo español

· Bolsa Americana: todos los valores de la bolsa de Nueva York (NYSE) y del NASDAQ.

· Bolsa Europea: valores incluidos en los índices Euro Stoxx 50, París (CAC 40), bolsa de Amsterdam (AEX 25), bolsa de Londres (FTSE 100), índice italiano (MIB), alemán (DAX), portugués (PSI 20), Belga (BEL 20).

¿Qué comisiones tiene?

Las comisiones de Broker NARANJA son de las más bajas del mercado. Además pagarás siempre lo mismo, tanto si operas por teléfono como por Internet, y podrás ahorrar hasta un 31% con respecto a las comisiones que cobra la banca tradicional*.

*Comisión media para una operación de compraventa de acciones de bolsa española por valor de 5.000€ y a través del canal internet aplicada por entidades como Bankinter, Openbank, Bankia, La Caixa, BBVA, Santander, Popular y Sabadell. Fuente: elaboración propia según tarifas publicadas en Internet a 15/02/2014.

¿Qué tipos de órdenes existen?

Tendrás a tu disposición múltiples tipos de órdenes que podrás ejecutar de forma sencilla e intuitiva:

Órdenes a Mercado

Órdenes a Mercado

Este tipo de órdenes se pueden introducir tanto en periodos de subasta como en mercado abierto y se utilizan cuando el inversor está más interesado en realizar la operación que en tratar de obtener un precio favorable.

En ellas no se especifica límite de precio, por lo que se negociará al mejor precio que ofrezca la parte contraria en el momento en el que se introduzca la orden.

El riesgo para el inversor es que en este tipo de órdenes no puede controlar el precio de ejecución. Si no puede ejecutarse en su totalidad contra la mejor orden del lado contrario, lo que reste se seguirá ejecutando a los siguientes precios ofrecidos, en tantos tramos como sean necesarios hasta que se complete. Lo habitual es que la ejecución sea inmediata, aunque se realice por partes.

Cada ejecución parcial se toma como una operación distinta, por lo que este tipo de orden puede aumentar de forma notable los costes para el inversor.

Órdenes Limitadas

Órdenes Limitadas

Es este tipo de órdenes se pueden introducir tanto en periodos de subasta como de mercado abierto. En ellas se establece un precio máximo para la compra y un precio mínimo para la venta y normalmente se utilizan cuando el inversor prefiere asegurar el precio y no le preocupa la rapidez de ejecución.

Una orden limitada se ejecuta, total o parcialmente, de forma inmediata si encuentra contrapartida a ese precio o a uno mejor. Si no hay contrapartida, o la que hay no proporciona un volumen suficiente, la orden o la parte restante de la misma permanece a la espera en el libro de órdenes.

Órdenes Por lo Mejor

Órdenes Por lo Mejor

Este tipo de órdenes se introducen sin precio, tanto en periodos de subasta como de mercado abierto, realizándose su negociación al mejor precio de contrapartida en el momento en el que se introducen.

Si al mejor precio no hay volumen suficiente para atender la totalidad de la orden, la parte no satisfecha quedará limitada a ese precio, es decir, que no podrá cruzarse a otro precio más desfavorable.

Las órdenes por lo mejor se utilizan cuando el inversor quiere asegurarse una ejecución inmediata pero a la vez desea ejercer cierto control sobre el precio. El objetivo es que la orden no “arrastre”, es decir, que no se ejecute a varios precios.

Órdenes Stop Loss

Órdenes Stop Loss

Son órdenes de venta cuyo envío a Bolsa está condicionado a que el valor alcance un precio determinado o precio de disparo. Permiten fijar  condiciones para limitar las pérdidas (menor o igual que) o alcanzar un objetivo de ganancias (mayor o igual que). Cuando se cumple alguna de estas condiciones, la orden se activa y se envía a bolsa una orden a mercado o limitada.

Con las órdenes Stop Loss de venta, cuando el título toca el precio de activación, su orden sale al mercado y se ejecuta al precio que se oferte en ese momento, que puede coincidir o no con el precio de activación.

Si una vez que se activa el precio de disparo de una orden Stop Loss, no se desea que se ejecute en el mercado a cualquier precio, se deberá introducir una orden Stop Loss limitada en precio.

Órdenes Stop Beneficios - Pérdidas

Órdenes Stop Beneficios - Pérdidas

Este tipo de órdenes se utilizan cuando un inversor quiere fijar los objetivos de beneficio y de pérdida de forma simultánea. Es decir, permiten fijar al mismo tiempo dos órdenes Stop: una de objetivos de ganancias (mayor o igual que) y otra de parada de pérdidas (menor o igual que). Están condicionadas a que el valor alcance alguno de los dos precios determinados (precio de disparo), entonces se envía a Bolsa una orden a mercado.

Es importante tener en cuenta que la otra orden Stop que no haya cumplido la condición de disparo se mantendrá vigente hasta que el inversor la cancele, o hasta que llegue a la fecha de vencimiento, y podría llegar a ejecutarse en caso de disponer de títulos suficientes.

Esta orden sólo podrá darse en el Mercado Continuo Español.

¿Tienen las Acciones y los ETFs alguna ventaja fiscal?

Ventajas fiscales de las Acciones

En el momento de la venta no se les aplica ninguna retención fiscal. El tipo al que tributan las plusvalías que obtienen es progresivo y depende de cuándo se han generado y de su importe, con independencia del plazo en el que se haya mantenido la inversión.

Para las plusvalías generadas a partir del 2013, el tipo al que tributan dependerá del periodo que se ha mantenido la inversión:

- Las plusvalías generadas en un año o menos tributan al tipo general del IRPF.

- Las plusvalías generadas en más de un año tributan:

21% sobre los primeros 6.000€
25% entre 6.000,01 € y 24.000€
27% sobre el exceso a partir de 24.000€


Ventajas fiscales de los ETFs

Las ganancias patrimoniales tampoco están sujetas a retención,
ya que se les aplica el mismo régimen fiscal que a las Acciones (no el de los Fondos).

Además, las participaciones en fondos cotizados no pueden ser objeto de traspaso, por lo que no es posible acogerse al régimen que permite a los partícipes en fondos tradicionales retirar en un fondo e ingresar en otro, aplazando de esta forma la tributación a Hacienda por los rendimientos obtenidos hasta el momento en el que se recupere la inversión.

La única diferencia de los ETFs con respecto a las acciones es que los dividendos de los ETFs no están exentos de tributación hasta un importe de 1.500€ anuales.

¿Cómo reflejo las ganancias o las pérdidas en mi declaración?

El sistema de tributación está organizado de forma que únicamente pagarás por el beneficio que hayas conseguido una vez descontadas todas las posibles pérdidas.

¿Qué seguimiento puedo hacer de mi inversión?

Podrás consultar la evolución de tu cartera de inversiones todos los días y en cualquier momento, a través de nuestra web, y mensualmente con el extracto integrado en el que verás reflejada toda la información sobre tus inversiones.

En Naranja

11/04/2012

La importancia del IBEX para la economía española

Leer más